PRENSA

EVENTOS

Seminarios y Exposiciones:

Exposición en Galerie Celestin, Seminario de Arte Abstracto y Performance en vivo. Francia (2013)
Art Cartagena. Colombia. (2014)
Art San Diego, California, USA (2013)
Art Affordable, México. (2013)
Eggo. Recoleta. Buenos aires. (2013)

Art Affordable. New York, USA (2013)
Aqua. Miami, USA (2012)
Art San Diego. California, USA (2012)
Art santa fe. New México, USA (2012)
Arte en Quintana.(2008 - 2009)
Exposición en Gallery Kitai, Tokio. (2010)
Exposición en la 32nd International Artexpo. Manhattan, New York. (2010 - 2011)
Exposición en ArtMonaco 10. Salon D'art Contemporain Editión Speciale. Principaute de Monaco.(2010)
Arte clásica. Costa Salguero. (2010)
Expotrastiendas. (2008, 2009 - 2010)
ArtRoad Sofitel, Cardales. (2010)
Museo Metropolitano de Buenos Aires. (2010
Galería Arte Braque. (Mayo 2010)
ExpoMueble para Galería Arte Braque.
Muestra de Arte Salta para Galería Arte Braque.
Mención honorífica en la muestra "Nuevas experiencias" para Galería Arte Braque.
Participación con Rodolfo Insaurralde en diversos seminarios y muestras de arte.

  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image
  • Image

Criticas

Pic

Figuras, atmósferas, universos

por Rodrigo Alonso

La obra de Nancy Torre articula diferentes registros formales, conceptuales y estéticos. Haciendo gala de un sutil balance entre figuración y abstracción, se despliega en los más diversos formatos, materiales y soportes, poniendo de manifiesto la aceitada pericia técnica de su autora, forjada en años de creación y docencia.

La figura franca, naturalista, gobierna los trabajos tempranos. La mayoría de éstos son autorretratos en los que Torre expresa actitudes y estados de ánimo con una gestualidad contundente. El carácter intimista, el uso del claroscuro y la paleta dominada por los tonos ocres recuerdan a ciertos maestros de la pintura clásica, como Rembrandt, aunque el protagonismo femenino hace pensar en Raquel Forner, la artista argentina que destacó como ninguna el lugar de la mujer en la historia social y artística. Luego, las figuras se hacen más netas; el dibujo comienza a dominar y sus rasgos adquieren un carácter hiperrealista.

En muchos casos, los rostros encuentran un contrapunto en objetos e imágenes elevados a la categoría de símbolos. Llaves, pinceles, dibujos infantiles o personajes emblemáticos (como la Mafalda de Quino) establecen un diálogo visual con la artista, que a veces se presiente cargado de cierta tensión. En otras ocasiones aparecen símbolos decididos, como el elefante, que traducen cualidades de tintes más bien psicológicos. Son recursos que permiten a la autora construir una interacción entre el mundo interior y el exterior, entre lo que se ve y lo que se proyecta más allá la tela, entre lo evidente y lo latente.

Posteriormente, ese diálogo encuentra nuevas resoluciones formales. Los fondos de las pinturas se hacen cada vez más abstractos y la fuerza expresiva se transfiere desde los rostros hacia el entorno. Ahora el contrapunto no se concentra en las figuras, sino que se establece entre éstas y unas atmósferas que van cobrando propiedades distintivas, entre gestuales y alegóricas. La interacción es mucho más abierta pero no desaparece. No se trata de la habitual relación entre figura y fondo, sino de una situación plástica en la que se forja una suerte de expectativa cuya resolución recae principalmente sobre el espectador.

Un nuevo paso hacia la abstracción acrecienta aún más la actividad de este último. La figura femenina va desapareciendo, y se hace cada vez más determinante la construcción de un sentido que supere las imágenes reconocibles. Chorreados, manchas, trazos enérgicos, grillas que se multiplican sobre la superficie pictórica, conforman un universo plástico polivalente, dinámico e incontenible, que abre el juego a la intuición y la espontaneidad. La configuración cromática sufre una mutación similar: se reproducen los amarillos, rosados, rojos, celestes, los tintes flúo y los colores exaltados que a veces se dejan entrever por detrás de grandes extensiones oscuras produciendo vibraciones ópticas.

El impacto se prolonga en los grandes formatos. Pero no se trata de un pasaje a la pura expresión sino de la exploración de nuevos senderos en los que los conceptos y las tensiones no desaparecen. Letras y números secretos comienzan a poblar las telas reactivando su carácter enigmático e introduciendo los conflictos inevitables. Con todos estos recursos, sumados a los ya consolidados, la obra de Nancy Torre toma otro impulso promisorio cuyos resultados quedan aún por dilucidar.


Pic

Lo mejor del abstracto sudamericano en la Galería Celestin

"Le meilleur de l´art abstrait Sud-Américain a la Galerie Celestin". Gérardmer Info

Por primera vez en Europa y con exposiciones de sus obras, performance en vivo y seminarios de arte abstracto, Nancy Torre, una de las principales artistas plásticas de Argentina, llega en julio a la Galería Celestin en Rochesson para deleitar a los amantes del arte. La artista, quien fue invitada a venir en Francia por el dueño de la Galería Celestin, Alain Viry, realizará distintas actividades durante los 4 días de su estadía en Les Vosges. Entre ellas se encuentra la presentación de su nueva marca de acrílicos "Artenato", la exposición de algunas de sus obras más importantes, una performance en vivo por el día de la fiesta nacional y un seminario dedicado a aquellos profesionales u amateurs que quieran aprender la técnica y estilo de esta prestigiosa artista sudamerciana.

Durante el seminario, el cual tiene una duración de 4 horas, cada alumno tendrá la posibilidad de pintar su propia obra con la orientación de la artista y llevarla terminada a casa al final de la jornada. Con más de 15 años de experiencia, Nancy Torre, quien se inició en la pintura de forma autodidacta, ha mostrado sus obras en las más importantes galerías de Estados Unidos, Tailandia, Colombia, Tokio Holanda, Mónaco, entre otras. Además, lidera las muestras dentro de las casas de arte en su país y participó en una exposición en el famoso Carrusel del Louvre. Ha complementado su don innato por medio de clínicas, talleres y seminarios de los mejores artistas argentinos.

Durante el 2013 viajó a la escuela de arte de Nueva York para aprender todo acerca de las últimas tendencias y técnicas del arte abstracto. "Estoy muy contenta de visitar por primera vez Europa y poder, al mismo tiempo, enseñar todo lo que sé a los artistas franceses. Alaín Viry me invitó muy cordialmente a su Galería Celestin y creo que será una experiencia increíble" comentó en un contacto telefónico la artista que ya espera con ansias tocar suelo francés.


Pic

Nancy Torre - Combinación Infalible

Lic. María Carolina Baulo

Creo positivamente que quien es artista no elige serlo sino que asume una tarea que lo supera. Pero asumida como tal, como premisa de su vida, como camino y como destino que se va construyendo día a día en el andar, la difícil tarea se convierte en un imperativo categórico. El artista no elige nacer artista, no elige hacer arte; el arte lo trasciende. También están aquellos que buscan un ejercicio constante para alcanzar ese status de artista que tanto parece importar y pesar socialmente. Y están los que pertenecen a un grupo que aprende a combinar ambas instancias y hacer de su arte una verdadera fábrica de creatividad. Ni se dejan llevar por los dictados de una inspiración poco constante y muchas veces esporádica, ni se cubren detrás de horas de trabajo buscando sacarle agua a la piedra. Hay artistas que saben lo que tienen entre manos pero además, deciden hacer con ello un imperio.

Nancy Torre es una trabajadora de la técnica, del ensayo y error en una búsqueda permanente e insaciable para perfeccionar la mirada, la paleta y la pincelada que dan vida a la realidad; a su realidad. Con un ojo entrenado por años en el hiperrealismo y una sensibilidad magnífica para representarlo, la obra de Nancy expresa el conocimiento acabado del oficio, el cual aplica en muchas obras de la mano de la sutil abstracción que desgajan a sus fotográficas figuras del espacio reconocible para ubicarlos en fantásticos escenarios. Rostros expresivos, sentimientos, pasiones se transmiten en cada una de sus obras que por encima de todas las cosas nos hablan de una "laburante de taller", aquel tipo de personaje que pasa horas interminables puliendo el trabajo, dando el acabado perfecto y aprendiendo. Y como buena laburante, Nancy hace y hace y hace y cuando no hace, enseña, expone y si le sobran algunas horas, sigue haciendo. Pintar y pintar…aprender y enseñar…una artista que sabe combinar a la perfección el talento con el trabajo duro.

Dueña de un carisma arrollador, un talento bastante raro de encontrar hoy día cuando el hiperrealismo pareciera cuestión de otros tiempos, una sinceridad y fidelidad absoluta a su técnica que la siente tan personal y representativa que se atreve a defenderla ante cualquier cuestionamiento porque realmente cree en ella como artista, Nancy Torre va construyendo su camino desde el bajo perfil, la confianza ciega en su obra y la ganas tremendas de levantarse cada mañana para trabajar duro en una tarea que la eligió a ella y ella supo y sabe hacerle honor a cada instante.


Pic

Nancy Torre

por Andrés Bardon

La nueva serie de trabajos de Nancy Torre, que se presenta en ARTECLASICA11, muestra un cambio profundo en su carrera como artista, al mismo tiempo que sostiene ciertas características esenciales de su inquieta personalidad. Multifacética y decidida, Torre ha transitado tanto los caminos de la figuración académica como aquellos de la configuración y, si bien siempre ha trabajado partiendo desde un plano fuertemente racional y estructurador del espacio, producto de incansables búsquedas e investigaciones teóricas, Nancy Torre ha logrado fundir lo académico con logradas situaciones plásticas de carácter puramente emocional.

Las obras que conforman esta nueva visión de la artista ofrecen lo mejor de su técnica académica en cuanto a la presentación de la figura humana al tiempo que se abren en sentidos planos texturados de profundo lirismo. El aspecto formal de sus nuevos trabajos se nutren en una versión de contenido conceptual que Nancy Torre ha decidido incorporar sin marcha atrás. A partir de la inclusión de elementos contradictorios e imágenes provenientes de otras realidades como parte de un metalenguaje plástico, la artista nos habla del mundo de la mujer actual, sus inquietudes, sus miedos, su inclusión particular en nuestra realidad social.

El aspecto crítico de la pintura de Nancy Torre la ubica en esta versión del arte denominada neofiguración o neorrealismo donde las virtudes técnicas de los artistas se potencian en un marco conceptual decidido a priori demostrando que el clasicismo técnico también puede convivir felizmente con nuestra contemporaneidad.

La mimesis plástica, como diría Adorno, se vuelve un sin sentido frente a la oferta infinitamente más eficaz de la cámara fotográfica y son entonces la metáfora y la contradicción los recursos que rescatan y revierten la situación en jaque de las técnicas más clásicas en el arte. La seriedad como la conocemos se desploma irremediablemente para dar lugar a algo acaso más profundo y que se apoya irónicamente en los aspectos menos serios de nuestra condición humana. Citando nuevamente a Adorno, la constelación animal/loco/payaso es el estrato fundamental del arte. Esto es lo que entiende Nancy Torre y lo muestra y lo demuestra en su nueva producción.


Pic

Cuando un artista navega en el tiempo, seguramente hará historia…

Lic. Adriana Pérez Pontieri

Cuando un artista ensambla lo abstracto y lo figurativo, seguramente marcará un camino…
Cuando un artista se expresa con el corazón y con la mente, seguramente trascenderá su actualidad y creará una corriente…
Cuando todo ello confluye en un solo artista, seguramente nos encontremos frente a la obra de Nancy Torre.

Nancy pinta mucho más que con su alma; todos sus impulsos aparecen mediatizados por su capacidad de exigirse y para que su obra no sólo sea impecable, sino impactante e inolvidable.
Cada una de sus figuras está emplazada con exactitud, dando cuenta de un recorrido temporal: aquello que le ha preocupando desde el pasado, aquello que espera del futuro o aquello que forma parte de su presente; ésta localizado con una efectividad contundente. Manifestaciones que pertenecen al mundo de la fantasía y de las ensoñaciones nostálgicas, huellas que se relacionan con lo trascendental e idealizado se encuentran en el espacio preciso. Incluidos aparecen los proyectos o aquello que habita en sus recuerdos o que forma parte de su hoy y que denotan su compromiso social. El uso del espacio en concordancia con el manejo de los tiempos es un patrón excepcionalmente logrado en sus autorretratos.
Sus trabajos presentan aspectos vivénciales y aspectos instintivos, aspectos ineludibles que aparecen como necesidades que esperan ser efectivamente realizadas.
Y está "todo" allí, en el lugar adecuado, siguiendo los esquemas de un territorio gráfico que genera el efecto de una obra que se impone por su contundencia e idoneidad y que ella recorre como si fuera un mapa intersubjetivo. Nancy vuelca e incluye en sus trabajos todo lo que ama, todo lo que le preocupa, todo lo que desea, todo lo que le aqueja, todo lo que anhela.
Trasciende fronteras y va por más, accede a valores culturales y empatiza con ellos. Y viaja en el tiempo. Y sigue rutas y destinos donde se instala como una mas de otros mundos, con sus personajes y con la fuerza avasallante de su temática.
Elije reproducir aquello que impacta por su fortaleza, por su nobleza, por su memoria y por su simplicidad. Y no escatima en estilo, ni en esfuerzos ni en técnica para llevarlo a cabo. Supera la belleza de lo real y lo hace magnífico.
Su obra es arrolladora, porque genera emociones viscerales, porque maneja susceptibilidades que, transmite en texturas ásperas y profundas con materia que marca cual sello, cada sentimiento efusivo. Quizás, esto suceda porque Nancy siente arrolladoramente y, luego piensa y evalúa y luego, finalmente actúa . Porque calibra y se acomoda adaptativamente, generando bienestar y calidez a su alrededor. Y deja expresar y expandir toda su ternura afectiva como un abanico abierto de para en par. Ella sabe de sus amores y de sus pasiones y, lo transmite. Nancy no se doblega ante sus temores ni ante sus tristezas. Los conoce y se conecta con ellos porque son el motor, seguramente, de algunas de sus producciones y hace maravillas con cada uno de sus sentimientos, porque puede reconocer cuánto le importan y cuánto necesita del amor para dar y para recibirlo, cuánto cree en lo que ama. Y éste equilibrio entre el pensar y el sentir, entre lo abstracto y lo figurativo, le dan una impronta distintiva a sus trabajos. Permitiéndole abarcar un espectro muy amplio de posibilidades y de matices, donde la sensibilidad y la reflexión, cabalgan juntas y auspician casi una filosofía del arte.
El uso del color en sus trabajos aporta el ingrediente necesario para canalizar sus emociones: la fuerza impulsiva de sus cálidos, la nostalgia de sus grises, el equilibrio de sus neutros, todos ellos acompañan formas minuciosas o trazos abstractos que confluyen en expresar tanta riqueza personal.
Y es que cuando un artista siente y sabe hacer con ello algo tan impecable, su obra vale por el esfuerzo elaborativo y vale, también por el compromiso subjetivo puesto en juego en cada pincelada.
Complejo y completo es su trabajo, su esfuerzo abarca todas las aristas posibles: manifestándose en trazos firmes, ángulos y curvas, donde pasiones seguras y categóricas conviven con la femineidad y tibieza que le son propias. La fuerza de sus marcas , el uso del color, el desplazamiento en el bastidor, la textura recreada tan fielmente , las luces y sombras puestas en el lugar exacto enaltecen y generan rasgos creíbles y testimoniales que conjugan toda su energía y sensibilidad.
Nancy se muestra en el punto justo donde reserva una parte para su intimidad , garantizando un espacio de vida privada que seguramente junto con su arte , la llevan a buscar permanentemente nuevos caminos hacia la plenitud . Nancy expone con la humildad de los grandes sus más bellas expresiones y, parte de su mundo interno queda plasmado en cada detalle, en cada movimiento y en el ritmo de sus obras. Ellas están ahí para ser más que miradas…. y a veces avanzan hasta incluirnos en ese mundo tan maravillosamente recreado.
Nancy aborda con materia y accede con convicción a espacios donde se siente segura y navega sobre sus telas descubriendo y colonizando territorios que pocos han descubierto o se animan a transitar. Y se reinventa en cada nueva propuesta.
Nancy llega y vuelve a partir, y sigue creando, sumando, siempre sumando. Porque es un viaje donde permanentemente se abre un horizonte y donde deja un testimonio fehaciente de su inigualable originalidad. Gracias Nancy, por capturarnos en la travesía fantástica de tus creaciones y por tener siempre un lugar que generosamente compartes con los que transitan el camino y la pasión por el Arte .